Titulares

lunes, 7 de septiembre de 2020

La ONU enfrenta grandes retos con la humanidad

Por Amín Cruz
3 de 5

¿Cuál es la esencia de la vida? Servir a otros y hacer el bien. -Aristóteles

La ONU es el parlamento de la humanidad y la Asamblea General es el principal órgano de deliberación, de formulación de políticas y de representación de las Naciones Unidas, un parlamento de la humanidad, basado en la igualdad de voz y de voto. Es un foro para compartir perspectivas, forjar alianzas y crear consenso entre las naciones.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, ONU, proporciona un espacio en el que los miembros pueden generar comprensión y llegar a un acuerdo común de compromiso universal como han sido los objetivos del milenio, la agenda 2030 de los objetivos de desarrollo sostenible de los pueblos entre otros; pero ahora la ONU enfrenta un gran reto con la humanidad.

Entre los grandes hitos nacidos de la Asamblea General desde su fundación podemos citar varios ejemplos como es la Declaración Universal de Derechos Humanos fue adoptada por una resolución del organismo en 1948 y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático representa, una hazaña del multilateralismo que comenzó en forma embrionaria como una resolución de la Asamblea General y entre esa también se cuentan otras tantas que se encierran en la lucha por la paz.

En 2015, los miembros de la Asamblea General se comprometieron a no dejar a nadie atrás y a encaminar al mundo por la vía del desarrollo sostenible y la prosperidad para todos. Esta Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ha encontrado un Stop con la pandemia COVID 19 en febrero 2020 y ha transformado el panorama de la humanidad.

A tal extremo que muchos de los países, el sistema sanitario ha colapsado, igual la economía ha sufrido grandes deterioros, la agricultura y nada que decir sobre la educación, es decir que los avances que se habían podido lograr con los objetivos de desarrollo del milenio, muchos han tenido estancamiento y retroceso con la pandemia del COVID 19.

Ahora las Naciones Unidas, ONU, tienen un gran reto, es decir un compromiso doble, ayudar a sanear la salud y ayudar a financiar el desarrollo sostenible de los pueblos, y comprometer a los líderes empresariales para que se alineen con los principios de negocios responsables del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Se tiene el reto de la sostenibilidad en tiempos de pandemia por COVID-19 la alarma recae sobre el futuro de la sostenibilidad. ¿El COVID-19 será capaz de reforzar la apuesta por el desarrollo sostenible o diluirá el impulso que este ha ido tomando durante los últimos años?

La sostenibilidad se posicionará como uno de los pilares de la recuperación para asegurar una mayor resiliencia en el futuro.

Así lo muestran las diferentes iniciativas propulsadas por los organismos europeos y nacionales en el ámbito medioambiental que consolidan al mensaje de la Agenda 2030 de “no dejar a nadie atrás”, la sostenibilidad requerirá hacer frente a los desafíos que encierra el desarrollo sostenible y que se han acelerado a consecuencia de la invasión del COVID-19.

Los grandes retos clave para la construcción de un mundo mejor después de la pandemia son:

1. Cerrar la brecha de financiación de la Agenda 2030; La financiación de la Agenda 2030 ya era un reto antes de comenzar la crisis. Su déficit anual se estimaba entre 2 y 4 billones de dólares hasta 2030, una brecha económica que ya resultaba difícil de cerrar incluso a pesar del incremento en ISR (Inversión Socialmente Responsable) que se producía antes de la pandemia, la ISR puede ser una contribución destacada a la Agenda 2030.

2. Reducir las desigualdades a través de un enfoque de D.H. En el plano de los derechos humanos la pandemia es una prueba para las sociedades, los gobiernos, las empresas, las comunidades y los individuos que deberán hacer frente unidos a las desigualdades que ya existían y que están siendo acrecentadas por la crisis actual: la desigualdad económica, racial, de género, etc. Y es que, la COVID-19, además de estar impactando en mayor grado en los colectivos más vulnerables como las mujeres, el colectivo LGTBI o las personas con discapacidad; está generando una ola de estigmatización, discriminación, racismo y xenofobia contra determinados grupos nacionales y étnicos. Por lo que a través de campañas de sensibilización, formación, recursos y herramientas que faciliten la implementación de los Principios Rectores. De esta forma, no sólo lograremos asegurar la erradicación de la discriminación hacia estos colectivos y su plena igualdad e integración en la sociedad, sino que también estaremos más cerca de alcanzar las metas marcadas en la Agenda 2030, de las cuales un 92% están vinculadas a los principales tratados de derechos humanos.

3. Desarrollar más la lucha contra el cambio climático y la protección de los océanos. Pese al paro que sufrió la economía mundial, el cambio climático sigue avanzando. Esta crisis ha puesto de manifiesto la insuficiencia de la respuesta mundial a las emergencias climáticas y de biodiversidad: a pesar de haberse comprometido a mantener el aumento de la temperatura mundial en 1,5ºC, el mundo sigue en una peligrosa senda de 3ºC. y debido a la magnitud, el alcance y el ritmo de la pandemia, existe actualmente un riesgo importante que de la respuesta a la crisis de COVID-19 absorba la mayor parte del capital político y los limitados recursos financieros y desvíe la atención de la aplicación de las contribuciones determinadas a nivel nacional, por ello, países y sector privado deben reafirmar sus compromisos con el desarrollo sostenible y la adopción de medidas ambiciosas en relación con el clima como el establecimiento de objetivos basados en la ciencia o el impulso de políticas habilitadoras que se ajusten a una trayectoria de 1,5ºC y una economía de cero emisiones de carbono.

Como podemos ver la Asamblea General tiene el reto y el compromiso en este mes de septiembre de llegar a un consenso mundial sobre el futuro inmediato del estado miembro, ya que este es un momento para la acción, solución y colaboración de todos sin excepción de ninguna de las potencias y miembros del Consejo de Seguridad. 

Ya no tenemos la guerra fría, tenemos una pandemia mundial que nos ataca a todos por igual con el mismo síntoma, de manera que no debe haber excusa para la acción solidaria y humana, es un momento en el que necesitamos desesperadamente ir hacia adelante, el COVID-19 nos está alejando más del mundo de los objetivos de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible, por lo que la humanidad no puede sobrevivir a múltiples crisis que afronta si no trabaja en conjunto y con respeto a todos los pueblos y toda la vida del planeta, los Objetivos de Desarrollo Sostenible deben ser el corazón de las estrategias gubernamentales para proteger a las comunidades de futuros cheques por medio de la construcción de estructuras económicas y sociales resilientes

“La paz no se escribe con letras de sangre, sino con la inteligencia y el corazón. “
Juan Pablo II

Espere el próximo artículo #4 de una secuencia de cinco (5) que estamos escribiendo sobre las Naciones Unidas, trataremos de focalizar de manera ética, clara, objetiva y precisa la historia y las informaciones de la Asamblea General, tomando como parámetro mis tres libros escritos, además de dos más que tenemos en carpeta sobre la ONU, concluyó este artículo diciendo que es un momento de unidad y trabajo de los pueblos con la ONU. 

El Dr. Amín Cruz, PhD, es diplomático, periodista, historiador, educador y escritor, residente en New York.
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario